?

Log in

No account? Create an account

la_via_lactea


A las terminales sólo llegaban las maletas


Previous Entry Share Next Entry
ЖЗЛ-0. Juan Nepomuceno Guerra Cárdenas
la_via_lactea
PROCESSO

HOMBRES COMO GARCIA ABREGO “TERMINAN EN LA CARCEL O EN EL CEMENTERIO”, DICE SU TIO, EL “PADRINO” JUAN N GUERRA
Ignacio Ramírez

IGNACIO RAMÍREZ
20 DE ENERO DE 1996

MATAMOROS, TAMPS- Juan Nepomuceno Guerra, más conocido como Juan N Guerra, o simplemente don Juan, el viejo “padrino” de Matamoros, dice que su sobrino Juan García Abrego fue “cabeza dura” y que un día, tarde o temprano, lo tenían que agarrar, “porque hombres como él terminan en la cárcel o en el cementerio”.

A sus 80 años de edad, lo llevan y lo traen en silla de ruedas, debido a los tres infartos y la embolia que ha sufrido, por lo que padece paraplejía del lado izquierdo de su cuerpo. Recibe al reportero en su célebre restaurante Piedras Negras, ubicado a cuadra y media del Palacio Municipal, en pleno centro de esta ciudad.

Casi sordo y resbalando las palabras, rodeado siempre de amistades y guardias de seguridad —”ayudantes”, prefiere llamarlos—, don Juan comenta que se enteró de la detención de García Abrego por la televisión “Nos quedamos callados, no hicimos ningún comentario”.

—¿Qué pensó? ¿Qué sintió?

—Bueno, es mi sobrino, ¿qué le puedo decir? contra el gobierno no se puede.

Juan N Guerra nació el 18 de julio de 1915, en el rancho El Tahuachal, donde “las mujeres se quedan jorras —así les dicen a las cabras que no pueden tener crías—, para no parir cabrones”.

Según las acusaciones en su contra, empezó su carrera delictiva con sus hermanos Roberto y Arturo: introducían clandestinamente alcohol en Estados Unidos, en la época de la llamada Ley Seca, ampliando después su campo de acción al robo de automóviles, tráfico de indocumentados, compra-venta de armas, casas de juego, trata de blancas y venta de protección.

—Dicen de usted que anduvo con Al Capone y que…

—Oigame, óigame, si apenas tenía yo ocho años cuando la era de Al Capone; eso es una estupidez. A mí me han acusado de todo, pero siempre he trabajado y nunca he pertenecido ni encabezado a ninguna banda. Ahora me preguntan sobre el Cártel del Golfo, pero yo solamente conozco el Golfo de México y no el cártel.

Recuerda que a principios de los años treinta —en 1933 fue derogada la prohibición antialcohólica en Estados Unidos—, Matamoros tenía una población de apenas 15,000 habitantes y era gobernador de la entidad Francisco Castellanos, “quien fue administrador de aduana, diputado, senador, procurador y mi abogado”.

En los años cuarenta se casó con Gloria Landeros, con quien tuvo tres hijos: Gloria, Juan Nepomuceno y Lázaro. Cuando fue detenido el 21 de octubre de 1991, por evasión de impuestos, Oscar López Olivares, El Profe, quien trabajó a las órdenes de García Abrego, declaró que don Juan “mató a su esposa y nunca le hicieron nada. Mató al comandante Octavio Villa Coss, hijo de Pancho Villa, dentro de su restaurante, y tampoco le hicieron nada”.

El 15 de mayo de 1945 inauguró su famoso restaurante Piedras Negras, en honor de la polca de ese nombre que estaba de moda y que le gustaba mucho a su compadre Alejandro Guzmán Garza, expresidente municipal de Reynosa.

El restaurante no es muy grande y lo decoran una veintena de cuadros con figuras de caballos y gallos. También hay otros del propio don Juan, vestido de charro, así como fotografías del expresidente Carlos Salinas de Gortari y del exgobernador Américo Villarreal. Con viejos candiles de cristal cortado y jaulas de pájaros silvestres; los meseros casi siempre están sentados, ya que a causa de su mala fama en el lugar escasea la clientela.

“Quien no conoce el Piedras Negras, no conoce Matamoros”, suele decir su dueño “A mi restaurante han acudido toda clase de políticos, gobernadores, senadores, diputados, presidentes municipales. De la amistad con algunos de ellos se valieron mis amigos cuando tenían algún problema y utilizaban mi nombre”.

Se dice que ahí fue donde se enroló García Abrego, al lado de contrabandistas y pistoleros, siendo su centro de operaciones. “El es un coyote y yo soy otro coyote, pero cada quien anda en su camino”, dice el tío.

En 1987 ocurrió una balacera en el Piedras Negras: fue acribillado el agente judicial federal Tomás Morlet, y también murió Saúl Hernández, de la banda de García Abrego, al que se adjudicó legalmente la muerte del agente. Se dice que a partir de entonces se rompieron las relaciones entre el tío y el sobrino.

—¿Se imaginó usted que Juan acabaría en la cárcel, al igual que su hermano Humberto?

—Eran muchachos muy trabajadores, ¿cómo negarlos?, sería un delito, no le puedo decir más. Lo único cierto es que a mí me han hecho mucho daño, social y comercialmente. No sé por qué me escogieron a mí, ni por qué les gusté yo para ser el jefe de todo.

—¿Y del narcotráfico?

—Con decirle que yo ni fumo. Soy hombre de trabajo y siembro mis tierras, pero para darles de comer a los burócratas, a los de traje y a uno que otro de smoking. No me bajan de padrino, hasta de rey, pero yo les digo: por lo menos tráiganme la corona.

“Los periodistas son como las moscas, donde hay miel, se paran; en el vinagre no Cuando les pagan, escriben poquito y bien; y cuando no, escriben mucho y mal”.

Apasionado de las carreras de caballos, los suyos han ganado millonarias apuestas. El 15 de mayo de 1965, por ejemplo, en Guadalupe, Nuevo León, se efectuó la llamada Carrera de la Década, en la que apostó a su Toro prieto un millón de pesos, de los de entonces, contra El muñeco, de Luis Serna Ganó el Toro Prieto, que era uno de sus preferidos, junto con El diputado, El comando, El dos de oros, El fronterizo, Ratón, Lucero y las yeguas Buenos Aires y Cola de diablo.

—Qué tiempos aquéllos don Juan.

—Las carreras de caballos le gustan hasta a las reinas.

Cuando se le comenta que cualquiera podría pensar que estaría apesadumbrado por la detención de su sobrino Juan, contiene la carcajada y casi sonriente concluye la entrevista:

“Mire, hasta para la muerte hay que estar preparado”

Comments Disabled:

Comments have been disabled for this post.